22
Jun
10

Fak – Monólogo de pensamiento

“Yo lo llamo hablador, mentiroso, bribón, pues cuando se despierta después de un corto sueño gime, deseando ya otra cama: Si me tuvieras un poco de buena gana, si te dejaras solamente una vez conmover por mi tristeza y hastío por la vida, si al menos no fueras tan cruel que, por pura maldad, me prives del último lugar de mi reposo al cual todo ser tiene derecho de llegar, escucharías un instante mi oración y te dejarías enternecer, me facilitarías el acceso a ese lugar de reposo, porque yo te prometo que, desde el momento en que lo alcance, ya no desearé más, yo me atendré a éste, me acostaré y ya nunca dejaré los lugares, ya nunca me oirás quejarme. Pero apenas haya él obtenido el propósito de su oración, apenas haya recorrido los lugares que, saciado, después de un corto sueño, se aleja del lugar con una vaga añoranza, levanta la cabeza, desea otra cama y suplica de nuevo.

Es la perra que sujeta al hombre de su correa, el esclavo que se burla de su maestro, el pájaro que encierra al niño en su jaula. Yo ya no quiero hablarte, ni escucharlo, ya no ceder y nunca más dejarme conmover hasta las lágrimas; quiero ser malo y duro y sin corazón, y ponerle el bozal como una bastarda mal domada, pelearme con ella hasta que se acueste cuando le diga que se acueste, que se meta en donde le diga que se meta, que acabemos viendo quien obedece a quien.

Le pegué con un palo para enseñarle el respeto, pero solo la endurecí y la hice insolente; la sumergí en el agua helada para enseñarle el silencio, pero solo excité su curiosidad; la piqué con espinas para que con su sangre fluyan su maldad y los sufrimientos que ella me inflingía, pero solo le di el gusto por el sufrimiento. Ella jalonea la puerta, grita: déjame salir, paséame por el mundo, no me dejes encerrada como una esposa vieja inútil de la que te avergonzarías. Pero si la saco, ella me inflinge unas quemaduras como las reglas de las mujeres y unas comezones, y si no las saco, entonces, echa una maldición y mi piel se amarilla, se cubre de ronchas, y me duele el intestino.

Es el esclavo al que yo no puedo liberar, el perro al que no puedo matar, sino al contrario, tengo que agarrarme de manos y dientes a su correa, pues su nombre es el mío y no quiero que se borre la mención de mi existencia entre los hombres, ni mi razón de existir sea aniquilada en este mundo.”

(Koltés – Muelle Oeste)

Anuncios

1 Response to “Fak – Monólogo de pensamiento”


  1. 1 Alonso
    junio 23, 2010 en 9:29 pm

    Que gran personaje Fak. Y que bien lo caracterizaste. Ya tengo pasado el bruto del vídeo (el plano general con sonido, sin primeros planos montados ni nada), en el Tato os lo enseño.
    Un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


junio 2010
L M X J V S D
« May    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Taberneros

  • 4,339 Heroes...
Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: